jueves, 3 de julio de 2008

La estrategia de la crispación: Derrota, pero no fracaso


La Fundación Alternativas ha presentado recientemente un informe sobre el estado de la democracia en España 2008, titulado “La estrategia de la crispación: Derrota pero no fracaso”. Además de adelantar algunas tendencias generales en el voto, el estudio, por primera vez en la historia de la democracia en España, evalúa si la estrategia de la crispación ha tenido éxito, poniendo una nota a la calidad del sistema democrático español.

El documento constata que los resultados de las elecciones del 9 de marzo dieron la victoria, por segunda vez consecutiva, al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), distanciándose, en más de un millón de votos (tres puntos y medio), de la segunda fuerza política, el Partido Popular (PP). Aún así, también destaca que la estrategia de la crispación ha tenido y tendrá indudables efectos políticos, algunos de los cuales, los más perniciosos, durarán más de una legislatura. Como ejemplos, apunta:

a) la división entre las relaciones oposición-Gobierno y en el funcionamiento de algunas instituciones centrales para el sistema (básicamente en el terreno de la Justicia);

b) la reproducción de la confrontación, ya presente en la vida política durante los años 1993-1996, entre el PP en la oposición y el Gobierno;

c) el efecto no menor en el proceso electoral, desplazando una parte del voto de centro del que disponían los socialistas al principio de la legislatura.

En la evaluación del éxito de la estrategia de la crispación, se afirma que, si bien esta estrategia ha sido derrotada en primera instancia, todavía queda cuantificar su impacto en la calidad del sistema democrático.

A pesar del deterioro institucional experimentado y de las tensiones vividas en los últimos años, los datos del sondeo cualitativo realizado a más de un centenar de expertos dan a la democracia española en el 2008 una nota de 6,2. Los aspectos más valorados son los relacionados con la ciudadanía, leyes y derechos (7,11), y los menos, a los temas relacionados con la sociedad civil (4,67), en la que se preguntaba por los medios de comunicación, la participación ciudadana en la política y la vinculación entre la ciudadanía y el poder político.

A modo de conclusión final, no puede decirse que la estrategia de la crispación haya fracasado en el reforzamiento de la dialéctica centro-periferia. En relación a este aspecto, sorprende que algunos de los temas escogidos para abundar en la idea de la crispación hayan sido utilizados por los socialistas para ganar las elecciones (el “proceso de Paz” con ETA o la reforma de l’Estatut en Catalunya).

No obstante, cabe añadir que, después de su Congreso, el Partido Popular ha dejado atrás la estrategia de la crispación y ha abierto la posibilidad de empezar a hacer política con mayúsculas.

3 comentarios:

braquer dijo...

Les ments són molt fàcils de manipular, es senzill crear por, crear crisi, i moltes altres coses més. El poder corromp.

braquer dijo...

El meu blog es:

http://elsegundomundo.blogspot.com/

M'agradaria que li fessis un cop d'ull, m'agrada reflexionar i veure les coses des d'un punt diferent.

marmaille dijo...

I like the title of the book.

Marion